La música es lo primero, con Sergio Albert

La música es lo primero, con Sergio Albert

Sergio Albert celebra su décimo aniversario detrás de la cámara. Una carrera plagada de rock, de locura y de grandes fotos.

¿Cómo es la vida de un fotógrafo musical?
Bueno en realidad no solo es musical, para vivir profesionalmente hay que hacer otras cosas. En realidad trabajo para marcas haciendo eventos y para revistas de Ipad mainstream que son las que mueven más dinero.

Hace algún tiempo hiciste una exposición con tus fotos de Instagram pero esta es la primera que haces individual con la que celebras 10 años como fotógrafo musical. ¿Cuál es tu balance?
Gracias a la exposición he encontrado un lenguaje artístico. La exposición no es solo de música, es de cosas que me inspiran y aunque la música es la principal no es la única, también me inspiran mucho los paisajes, esto es porque escucho mucha música ambiental que me recuerda a paisajes o situaciones determinadas, entonces trato de fusionar todo eso.

sergio-albert-aviles-foto

Paisaje de Sergio Albert

Sí, es curioso que si ves tu Instagram, que es un trabajo más personal, es muy paisajista, sin embargo lo más conocido de cara al público, es tu retrato de grupos… ¿Cómo haces para casar las dos cosas?
Las portadas de discos son una inspiración muy grande.
De hecho he hecho muchísimas fotos inspirándome en portadas de discos de bandas que me gustan que son paisajes. Pero todo cuenta, en cualquier sitio puedes encontrar algo que te emocione. Mira Have Heart, la portada del disco es un niño, que no tiene nada que ver con la música, o los dibujos animados de Bad Religion o las portadas de Sabbath con tipografías…

También has editado un libro conmemorativo de este aniversario, de una edición muy limitada por cierto. ¿A qué se debe?
Quería hacer más pero iba muy pillado de tiempo y cuantas menos copias hiciese antes llegaba, pero haré más porque quiero llevar la exposición a más sitios.

Claro la exposición te ayuda a vender..
Sobre todo libros.

En otras entrevistas tuyas hemos leído que no eres un fotógrafo de hacer muchas fotos y luego seleccionar, que prefieres hacer pocos disparos pero en momentos concretos. ¿Cómo sabes cuál es el momento perfecto, qué es lo que te impulsa a hacer ese click?
Porque lo estas viviendo. Cuando estas haciendo fotos tienes que estar con los 5 sentidos puestos en ello. La fotografía es reflejar todo lo que está pasando en ese momento y captar la magia que hay en ello. Hay gente que se expresa mejor en bodegones o preparando una escenografía, pero yo prefiero la espontaneidad de la situación.
Eso no significa que esté como una estatua o un lince agazapado, es muy importante ser parte de lo que está pasando, estar en sintonía con los que lo están viviendo, sobre todo si es una fiesta o un concierto en el que la gente lo está dando todo.
Me acuerdo en un concierto de Turbonegro en la Penélope, yo estaba currando para Jäger y lo que menos importaba en ese concierto era lo que estaba pasando en el escenario, había una liada abajo que me dio muchísimo juego.

Por un lado eres una persona muy tímida, muy introvertida, pero por otro en esta profesión hay que ser muy extrovertido porque tratas con mucha gente, famosos, estas en primera línea… ¿cómo lo llevas?
Bueno, realmente es parte del trabajo. Es como cuando los Kiss se ponen la máscara para tocar. Te transformas y entras en empatía con la situación.
Muchas veces también depende de la foto que quieras captar, si quieres que el tío salga cabreado tienes que ser un rancio. Es como dirigir una película, el director tiene que transmitir lo que quiere a los actores.

Te has labrado una reputación como documentalista del underground musical, siendo parte de ello también. No eres un espectador, eres amigo de las bandas, tienes un sello a medias con Nooirax, traes grupos…¿Cómo has pasado de fotografiar a las bandas emergentes a cubrir conciertos de bandas de estadio?
Para mí son todos iguales, hacer fotos a Kiss fue solo un trabajo más.
Yo soy de música en salas pequeñas con poca gente, creo que ahí es donde está la música más pura. Cada vez que veo un concierto grande me reafirmo más en esta idea.
Para mi la música se tiene que tratar como lo que es, todos somos personas y todos cagamos. Tratas con Tori Amos que la tía es una diosa para mucha gente y es la persona más agradable del mundo, y luego tienes a gente como los Kiss que son unos idiotas. Al final los músicos solo son personas.
A mi me encanta Bobby Liebling que de hecho es una de las fotos principales de la exposición, y el tío es un yonki.

bobby-liebling-sergio-albert-aviles

Bobby Liebling, por Sergio Albert

Y siguiendo un poco tu labor en la escena musical de Madrid, junto a Alex Nooirax, cuéntanos.
Nooirax empezó hace 8 años, antes tenía “Liars Festival” con unos amigos, pero se separaron y el siguió y lleva más de 10 años montando conciertos. También tenemos discográfica.
Lo de Nooirax es una ONG, en la que pierdes dinero apoyando a grupos que te gustan. Bueno, no pierdes, pero tampoco ganas. A veces pierdes, porque te vienes arriba y traes bandas de fuera que te gustan mucho y te los meten un lunes al Wurtli y van 20 personas.
Pero bueno, lo de Nooirax es una plataforma para apoyar a bandas locales de gente que ama la música.

Al ver la exposición no hemos podido evitar pensar en la asociación con Glen E. Friedman, Dave Marquee o Jordan Schwartz, porque ellos también fueron parte de la escena que documentaban. En concreto hay una de Teething que podría ser perfectamente una muy conocida de los Beastie Boys.
¿Han sido estos artistas influencia para ti?
¿Cuándo haces estas fotos, hay una intención de documentar?
En realidad es más lo que decís, formar parte de una escena y cada uno tiene su papel. Yo tenía un bajo, pero no tenía huevos para tocarlo y me resultaba más fácil ser el que hacía las fotos. Nooirax quería ser cantante pero al final vio que se le daba mejor montar conciertos.
Entonces al final es como cuando reparten en el cole las funciones para jugar, esto es igual, cada uno coge un puesto y yo me sentía identificado con el que hace las fotos porque era más reservado.
Creo que tiene que haber una escena, igual que está el cantante guapo, tiene que haber un fotógrafo que haga las fotos, o un ilustrador que sea el que haga las portadas.

¿Cuál es la foto que más te ha costado hacer?
La de Michael Gira. El tío impone. Lo odié porque la primera vez que lo vi en directo fue la segunda vez que se reunió con Swans y me pisó la cámara. Y después lo pillé en Roadburn en Holanda, y aluciné porque el tío canta con muy mala ostia, es un hueso. Y ya en el Primavera…
Que lo pasé muy mal en los Primaveras porque curraba para Vice y hacía los conciertos, que era lo que me gustaba, pero también hacía los “Do’s and dont´s” y lo pasaba mal porque había mucho personaje.

Ostia es verdad, que hiciste la foto del concierto Mayhem de Marga (que es la tía más true que hay) en la primera valla del Primavera Sound y lo saca Pumba en Vice y es un “Don´t”.
Sí, me escribió súper indignada ☺.

Hemos rescatado la famosa foto. Decía "DON’T: Se acaba de dar cuenta de que se ha equivocado de escenario, está en el bolo de The Cure en lugar del de Mayhem, y sólo tendrá que sortear unas 800.000 personas aburridas hasta llegar allí".

Hemos rescatado la famosa foto.
Decía “DON’T: Se acaba de dar cuenta de que se ha equivocado de escenario, está en el bolo de The Cure en lugar del de Mayhem, y sólo tendrá que sortear unas 800.000 personas aburridas hasta llegar allí”.

A lo que iba, el caso es que estaba puteadísimo en ese concierto de los Swans, me pongo a hacer fotos y veo a Michael Gira que tenía un cabreo más grande que el mío, pero en ese concierto solté toda la mierda que llevaba dentro, fue súper catártico para mi.
Total que otra vez en Holanda, viendo un concierto el Gira se puso a mi lado y me empezó a caer bien.
Y luego vinieron al Primavera Club estaban haciendo un reportaje para Vice también y pensé hacerle un retrato. No quería dejar pasar la oportunidad porque lo tenía al lado. Le pregunté si podía hacerle la foto y me dijo una frase muy rancia pero a la vez muy metafísica…porque el tío es un personaje, a los 20 años había vivido más que cualquiera, trabajó en una mina de carbón, es un tío vivido.
Hice la foto, solo un disparo y me fui. Sin duda la foto más difícil.

Michael Gira, por Sergio Albert.

Michael Gira, por Sergio Albert.

Si te pidiéramos que organizaras una sesión para Putas y Barcos, ¿qué harías?
Está clarísimo, coger a todos los que han salido y al Nooirax, pillar un velero, champán y un extintor y hacer fotos tirándolo pa´arriba, y con Lolo (Donada) tirado en el suelo todo el mundo echándole el champán como si fuera un bukkake. Esa es la foto de Putas y Barcos.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *