Sara Condado: alma analógica en un mundo digital

Sara Condado: alma analógica en un mundo digital

Hace poquito nos reunimos con la genial realizadora asturiana en el reservado de un nuevo local del centro para echar unos vinos y unas cervezas  y hablar de su trayectoria y sus trabajos. Pasen y lean. 

¿Cómo te inicias en el mundo audiovisual?
Desde pequeña siempre estuve rodeada de arte en mi casa, mi padre es músico, dibuja muy bien y me frustraba mucho escribir y dibujar mal. Empecé a tocar la guitarra con mi padre pero llegó un momento en que necesitaba algo más “de mancharse las manos” fue entonces cuando descubrí la fotografía porque me parecía algo similar donde podía experimentar. Así estudié fotografía, fui la última promoción que estudió analógico de Oviedo y a raíz de ahí empecé a experimentar con más técnicas y hasta el día de hoy.

Precisamente queríamos preguntarte ¿por qué en la era digital tú apuestas por lo analógico?
Es lo que más me llama del proceso, del producto final. Para mí, en digital si no sabes analógico te falta algo, que puedes aportar o no, pero que va muy de la mano. Yo he tenido la suerte de poder aprender analógico y también soy una persona “muy analógica” (de hecho mis compañeros me llaman así” porque imprimo todo para leerlo, mi agenda es de papel.. y es una unión de lo romántico y lo práctico. Para mí es más práctico eso que abrir cuatro ventanas para leer algo o tener un calendario en Internet para saber lo que tengo que hacer.

Es curioso porque luego en tus imágenes sí que insertas efectos o filtros…
Es verdad que para conseguir los looks que me gustan, en vez de hacer un trabajo de postproducción intento ponerle unas ópticas antiguas que le den una determinada textura, etc. No me gustan ni el Photoshop, ni el After Effects, no los manejo tampoco y quizá por eso me he quedado en esa etapa, porque tengo la ventaja de poder llegar al producto final por ese método, que me motiva más dentro del mundo audiovisual.

Aunque tú has trabajado casi siempre de freelance, ahora estas en una agencia. ¿Cómo te sientes más cómoda trabajando, con agencia o como freelance? ¿Cuál es para ti la principal diferencia?
Pues va a sonar raro porque en estos tiempos tan difíciles yo he tenido suerte (bueno suerte y que también soy una curranta) y siempre he estado haciendo cosas y me considero muy afortunada por ello; pero estoy echando un poco de menos ser autónoma, ser mi propio jefe, y tener mis objetivos y mis horarios. Es verdad que estoy viviendo una experiencia y una estabilidad que no conocía pero me resulta raro, especialmente a nivel horarios y económico.
Es algo que estoy probando pero creo que me va más las otra manera de trabajar. Soy una persona un poco anárquica y no me veo así en un futuro.
Es una sensación extraña porque estoy contenta en el curro, mis compañeros son geniales y el trabajo está muy bien pero no me veo a largo plazo.

Has trabajado para marcas como Vans, Quickisilver, Roxy… son marcas de deporte/street wear ¿eres una persona deportista? ¿cómo surgen estos trabajos?
Surgieron por casualidades de la vida. Aquí nos conocemos todos, y resultó que la persona que hacía las fotos era amiga mía y me fue llamando para unos y otros. Así que fue totalmente casual.
Es verdad que tuve una etapa vigoréxica cuando empecé a ir al gimnasio. Prefería ir al gimnasio a hacer otros planes, incluso iba dos veces al día 7 días a la semana. Hoy en día no es tan jevi pero intento ir mucho al gimnasio porque me gusta, genero una energía que necesito; pero no soy de practicar muchos deportes.
Respecto a la experiencia de trabajar con este tipo de marcas, muy bien, pero porque más que por el deporte creo que soy una persona que se adapta bien. He vivido con muchos tipos de gente y he hecho muchas actividades y he probado muchas cosas entonces creo que tiene más que ver con eso.

¿Te han dirigido o dado instrucciones sobre cómo tenía que ser la imagen? Porque ahora ya la gente de las marcas sabe más de lo que hace pero antiguamente llegaba el de marketing y te decía algo como “tienes que hacer que esto parezca guay”.
Eso pasa con cualquier empresa que quiera visibilizar su marca y a veces te enfrentas a eventos donde hay cuatro personas y quieren que parezca que es la ostia y ahí es donde te toca a ti hacer la magia, pero precisamente con estas marcas que habéis mencionado toda la parte estética ya está hecha, tu trabajo es super fácil porque la gente ya mola. Aunque la comparación sea un poco rara, a nivel audiovisual es como una boda, es decir a una boda la novia va guapísima, el marco es incomparable… y con esto pasa un poco eso, no tienes que hacer que mole porque todo ya es genial.

Has trabajado en la serie “El fin de la comedia”. ¿Cómo fue la experiencia? cuál era tu papel? ¿cómo ha influido esta serie en tu carrera?
Hasta hace bien poco curraba en producción y ese fue uno de los curros que hice. Yo estaba en el Departamento de Cámara como auxiliar de cámara (quien hace la claqueta, ayuda a poner las ópticas, volcar tarjetas…). A nivel personal esta serie es la que con más cariño recuerdo y ese es de los sitios donde más curré, más palmé horas, menos cobré…fue muy duro pero me encantó trabajar ahí, por el equipo y también por el producto en sí. Es una serie nacional donde se explica la vida de un cómico desde algo muy visceral pero a la vez él no era actor, y fue como un cómputo de cosas que hicieron que para mi fuera muy especial.
Era mucho más técnico de lo que me gusta hacer pero me ha aportado tantas otras cosas positivas que me quedo con eso.

Ahora la ficción se está apoyando mucho en Internet y las webseries. ¿Te gustaría trabajar con esos formatos?
Como soy una persona que me gusta probarlo todo para poder decir si algo no me gusta, no diría que no, sin embargo la ficción no me interesa mucho, me cuesta guionizar, me gusta mucho leer pero no me siento identificada con la ficción, nunca me ha llamado la atención. De hecho en la escuela de cine se reían un poco de mi porque no sabía decir qué peli había visto esa semana, ni que actor me molaba más; yo me fijaba más en la fotografía. Consumía todo mi tiempo en verme el Vimeo o empaparme de fashion films o formatos más publicitarios.

Mira ya que hablas de fashion films, vemos que tu trabajo se orienta sobre todo a música y moda. Cuando entrevistamos a Inés de León le preguntamos precisamente por su trabajo entre videoclips y moda, en tu caso esta relación también está presente. Háblanos de tu caso, ¿cómo conectas ambos mundos?
Para mi son productos muy parecidos porque a nivel creativo tu tienes mucha disposición para hacer lo que quieras y eso es en lo que más se parecen los dos. Yo diría que ambos van de la mano porque los grupos de música tienen que tener una imagen potente a nivel visual, y los anuncios de una marca de moda tienen que ir acompañados de una música que capte la atención. Para mi son formatos muy parecidos. Añadimos además que para ninguno de los dos es necesario tener un guión. Por eso para mi me gusta explotarlos los dos, porque no tengo ese handicap del guión, no tengo que contar algo, puedo hacerlo a través de imágenes con una estética y no con un guión.
Esto no significa que no haga guiones, sí los hago pero son muy básicos y los hago por acciones y siempre pensadas en lo estético. Normalmente llego a un acuerdo con el intérprete explicándole mi idea de cómo voy a hacer que el guión y la canción estén en sintonía (o no) pero luego puede pasar que el público no entienda la historia. Esto tampoco es algo relevante porque como lo importante es que quien conozca la historia seamos el artista y yo, lo importante es que haya quedado bien visualmente. Así es como suelo trabajar. No suelo hacer guiones al uso con: desarrollo-nudo-desenlace.

Así que empezaste con la fotografía y ahora te mueves más en el vídeo. ¿Hubo algo que hiciera que dieras ese salto?
Bueno de pequeña vi “Rock Dj” de Robbie Williams en la tele y aluciné, o los directos del Led Zeppelin, con el humo y las luces… Y como siempre consumí mucha música lo audiovisual venía de la mano. Pero en realidad fue todo por casualidad. Yo estudié foto pero me ofrecieron unas prácticas de vídeo en Finlandia y me metí allí en la tele nacional y viendo la dinámica de trabajo pensé que igual era más fácil introducirme en el mundo laboral a través del vídeo que de la fotografía. Así que dejé un poco de lado la foto, y aunque sigo haciendo mis cosas, tirando en analógico, pero a nivel curro lo que más hago es vídeo. Por eso decidí venirme a Madrid y estudiar en una escuela de cine. Y así descubrí que lo que yo quería hacer eran vídeos bonitos, que era lo que más se asemejaba a la fotografía.

Esto es otra cosa que queríamos preguntarte. Últimamente está habiendo una hornada de artistas que se están dando a conocer casi más por sus videoclips que por su música, como es el caso de Childish Gambino con “This is America”, Rosalía con los vídeos de Canadá o Bejo con Cachi Richi. ¿Crees que si estas productoras no hubieran puesto la imagen a sus canciones hubieran tenido una carrera tan meteórica. ¿Qué opinas?
Yo creo que estamos viviendo la segunda época dorada de los videoclips. La primera fue con la MTV en los 90 y desde que desapareció la MTV hasta hace bien poco, te diría un año o dos, que con las redes sociales está habiendo un repunte, pero ha habido una temporada que habíamos dejado de darle importancia. No es que sea algo nuevo, es que ha estado un tiempo en letargo. Quizá porque la industria está dando menos dinero a eso. Pero ahora con Youtube, es la nueva MTV.
Ha habido un tiempo en que era difícil ver vídeos, porque las cadenas que las emitían eran de pago y quizá por eso durante un tiempo el video se ha visibilizado menos.
La música y el vídeo siempre han ido de la mano, quién no recuerda un vídeo de Madonna o las Spice Girls, por poner un ejemplo, siempre fue para el artista tan importante el vídeo como la canción, porque al final no deja de ser un producto.
Por tanto, esto siempre ha estado ahí, no es algo que esté sucediendo ahora, que sea más importante la imagen que la música, lo que pasa es que se había dejado un poco de lado y ahora con Youtube vuelve a visibilizarse.

Tu trabajo puede encontrarse en tu web, en Vimeo.. Háblanos de cómo Internet y las redes sociales ayudan/influyen en el trabajo de un film maker.
A mi me ha afectado positivamente siempre, incluso me ha sorprendido que grandes agencias de comunicación contactaran conmigo a través de mi Instagram. Tengo dos, uno de fotografía analógica y el personal, y siempre me han contactado por el personal donde subo desde el último videoclips que he hecho hasta pedos que me he pillado. No me corto porque para mi ese no es el medio. Si me quieres conocer y lo que hago tienes mi web y puedes quedar conmigo pero entiendo que mi Instagram, aunque comparta cosas que he hecho de video, no es el medio. Y creo que esto es algo que se está instaurando de una manera muy loca. Que a mi siempre me ha favorecido pero que una marca conocida o un proyecto importante me contacte por ahí me da un poco de respeto.
Yo tengo 29 años, se podría decir que pertenezco a la generación Millennial, soy bastante activa en redes y sin embargo jamás envío a un posible cliente un whatsapp, o escribir sobre un tema profesional un sábado por la noche… Me parece una intrusión muy fuerte, sobre todo cuando eres un creador, que no tienes un horario de oficina, y tienes tus tiempos… Yo te mando un email, en horario laboral.

Los Delicious ¿son tus videos de expresión artística?
Hay dos proyectos que me representan bastante “Delicious” y “Verano”. Los hice por iniciativa propia porque tenía una cámara nueva y quería sacarle partido y generar contenido. Y como los dos los hice con mis amigos creo que esos vídeos han captado una esencia que no he podido volver a captar en ningún otro curro. Es gracioso como con el único medio que era mi cámara, nada más, me han llegado clientes pidiéndome eso y no referencias de otros en los que sí he contado con un presupuesto de 12.000€. Son vídeos, que a nivel visual incluso los veo obsoletos pero son tan personales, les tengo tanto cariño y me han aportado tanto que jamás los desecharé. Son muy personales, los hice para mi, para tener algo más de contenido pero sobretodo como un posible recordatorio para cuando sea vieja y ya el bikini no me quede de puta madre.

DELICIOUS 01 from Sara Condado on Vimeo.

Has trabajado con músicos de electrónica como Carlos Jean, Zombie Kids, Nasty Mondays, folk como Nat Simmons o Varsovia o indie como Angel Stanich o León Benavente. ¿En qué estilo te sientes mas cómoda? Porque serán maneras distintas de trabajar…
Me gusta mucho la música, el jazz, la electrónica, el rock… el indie precisamente es de los pocos que no consumo a nivel personal, a pesar de haber trabajado mucho con grupos indies. En el caso de León Benavente es que son mis amigos.
Sí que es verdad que me gusta estar al día de lo que pasa en España y como estoy muy ligada a esta industria ahora mismo pues tengo que estar pendiente, pero no soy nada fan de ese tipo de música. Con los encargos de electrónica por ejemplo, me siento mucho más cerca de ello y musicalmente me parece más fácil para llevarlo a un terreno audiovisual. Pero como profesionalmente empecé con León Benavente, que son un grupo indie, es cierto que a nivel discográfica me han encasillado un poco, y las tres discográficas grandes que hay en España: Warner, Universal y Sony ha sido para grupos indies.
A día de hoy estoy muy cómoda con ellos, porque son mis amigos. Al bajista lo conozco desde los 14 años y para mi ya son como mis hermanos. Os voy a contar, como primicia, que llevo 4 años grabando un documental a lo “Boyhood”, no por la peli sino por el concepto –no tengo prisa, no quiero tirar de recursos que no haya grabado yo, o hacer un documental típico- y tengo la impresión de que va a pasar como en “Delicious” o “Verano” que va a ser un recuerdo para mí de lo que he estado viviendo con ellos (he estado en la grabación del disco, de gira, en conciertos, en la preproducción y el proceso de creación). Esto implica que a la hora de grabar esté super cómoda pero a la vez un nivel de exigencia con ellos que no tengo en ningún otro trabajo por mucho que me paguen más… Ahora mismo no hay nada que quiera hacer mejor que los vídeos de León Benavente. Es algo tan visceral y personal..
Me gustaría trabajar también con algún grupo internacional, tengo mis fetiches de “ojalá”, pero creo que algo tan especial como lo que tengo con ellos no voy a lograrlo nunca mas con otro grupo.

¿Con quién te gustaría trabajar?
A nivel internacional me gusta mucho Lorde, porque siendo tan joven es una chica que de pronto ha aportado algo nuevo. Ha mezclado la electrónica con el pop sin ser una tía buena pero molando la ostia.

Una Naty Peluso
Sí, de hecho Naty Peluso estaría también muy guay.
Y me hubiera gustado muchísimo hacerle un video a Amy Winehouse…

Lo que pasa con los trabajos artísticos es que aunque te den libertad para crear, al final es un encargo. ¿Cómo llevas tú eso, tienes diferenciado lo que es tu expresión de lo que quiere el cliente?
Sí claro, muy muy diferenciado. De hecho ahora es cuando más lo estoy experimentando, trabajando para una agencia, y aunque me han cogido porque les gustaba mi trabajo y me dan muchísima libertad para las piezas pero no puedo elegir ni el contenido, ni cómo lo cuento, ni dónde… Y estoy sintiendo esa especie de agobio de saber que no es el medio para expresarte. Está bien para ganarte la vida con ello pero a nivel creativo quema mucho y puede que “muera en el intento”, pero pienso que ahora mismo lo que necesito es centrarme en esto y seguir un poco más en la oficina. Sé que queda muy mal porque acabo de empezar, me tratan genial y me cuidan muchísimo, pero es que no soy una persona nada técnica.
Mira hablando de eso, yo he trabajado 5 años de técnico de cámara, pero cuando lo he hecho sabía que no era “mi mierda”, de hecho cuando yo hago algo vienen otros técnicos y tienes claro que son cosas diferentes, lo tienes super diferenciado y aunque me gustan las dos cosas, cuando estoy trabajando de una manera más técnica necesito por otro lado hacer algo creativo y más personal.

Es curioso porque nos has comentado que el indie no es un estilo musical que te guste sin embargo el video de “Mátame camión” de Ángel Stanich es increíble, y a lo mejor por eso es tan genial, porque aunque va acompasado con la canción pero cuando lo ves te da la impresión de que no tenga nada que ver, no es lo que te hubieras esperado ver. Muy “Carretera perdida” y totalmente hipnótico.
¿Os ha gustado? Muchísimas gracias. Pues si os cuento la historia de este vídeo… Lo tengo en la web porque es un artista emergente, y el equipo que me ayudó, son de lo mejor. Llevo tantos años currando en ficción que pedir favores me resulta muy fácil, y he tenido la gran suerte de contar como director con Octavio Arias, o Sergio Monjas, que siempre me intentan ayudar y son gente muy Top, y por eso a esas piezas le tengo más cariño, pero justo ese vídeo me parece un desastre…Yo quería hacer bodegones como del colegio, rollo el volcán que hacen los americanos en la clase de ciencias, muy crudos, porque la canción para mi es muy cruda, oscura… y quería que no fuera algo a nivel visual muy espectacular sino más bien artístico. “Carretera Perdida” fue una referencia claramente, pero los letreros de “Cuidado con las vacas” te saca un poco de la movida. Pero al final hubo muchos fallos, porque es difícil sacar adelante estos proyectos con poco dinero, y tanta prisa…
Al artista le gustó y a mi también pero la discográfica no me ha vuelto a llamar para currar. Podría decirse que no es de mis mejores trabajos, así que me alegra que os haya gustado.

Bueno eso pasa mucho, que haces algo que te encanta y de pronto a la gente le parece una mierda, o al revés sacas algo que no te convence bien por la prisa o lo que sea, y sin embargo pega un pelotazo.
Sí si, totalmente, este es un ejemplo clarísimo.
Otro es el de los Zombie Kids. Cuando yo estudiaba en la escuela de cine, como vieron que era un poco pasota me dijeron –hay una fiesta un poco hardcore los miércoles- y yo como –sí sí, pero si vengo todos los jueves de empalmada, que sé de qué me hablais- Me dijeron que querían a alguien menos friki del cine y me resultó super fácil porque fue como los curros que hemos hablado antes, de “Verano”, simplemente grabé lo que estaba viviendo en ese momento y encima toda la gente era mona, la música era la ostia y de vez en cuando había strobos, así que qué mas quieres para hacer un vídeo, y yo no me corté un pelo grabando. La experiencia fue increíble, porque introducirme en ese mundo de lo cool, lo que mola, lo que está en la cresta…siendo una provinciana recién llegada a la ciudad ves que al final tu visión encaja con lo que ellos viven y por eso el vídeo funciona.

Próximos proyectos…
Voy a hacer una campaña de Navidad para una publi de televisión de un maquillaje, pero yo ya estoy pensando en que León Benavente va a sacar su tercer disco el año que viene y seguramente pueda hacer el videoclip y es lo que más me emociona ahora mismo.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *