Los Hermanos Cubero: Arte y Orgullo

Los Hermanos Cubero: Arte y Orgullo
Imagen Vía Radio 3

¿Podría describirse a Los Hermanos Cubero como un dúo que canta jotas, vestidos con trajes de chaqueta de los años 70 y botas de cowboy. Suena a broma, pero nada más lejos de la realidad. Su música se compone de unas letras cuidadísimas y melodías preciosas, hechas con un mimo y una elegancia que emocionan. Son Los Hermanos Cubero y hemos tenido la suerte de entrevistarlos.

¿En qué programa de Radio 3 creéis que encaja mejor vuestra música, en uno de folk tipo “Discópolis”, en “Toma Uno” sobre música country y americana, en “Melodías Pizarras” por lo antiguo, o en uno de música moderna?
Nos gusta pensar que nuestra música puede encajar en cualquier tipo de programa, tanto en los especializados de folk o música americana como cualquier tipo de música más generalista como “Hoy empieza todo”, donde hemos sonado alguna vez.
La sintonía de “Tarataña” de Fernando Iñiguez es nuestra, así que igual por conexión es donde mejor encaja.

Habéis tocado en festivales de todo tipo, principalmente de folk pero también modernos como el BAM o incluso políticos como el Barnasants ¿En cuál os sentís más cómodos?
En la segunda. Cómodos nos sentimos en cualquier escenario de cualquier festival o sala porque al final los circuitos no son estancos y hay parte común del público en un festival o en otro, así que cuando la gente está escuchándote es porque ha ido a verte (habrá gente que no, que solo vaya por el evento); entonces no varía demasiado de un sitio a otro, sí es verdad que cada sitio tiene sus peculiaridades pero igualmente nos sentimos cómodos en cualquier escenario.

Vuestra música es una apuesta arriesgada. Cuando empezasteis, ¿teníais intención de que fuera algo un poco bizarro quizá o desde el principio os lo habéis tomado como un proyecto en serio?
No, en ningún momento pensamos hacer algo bizarro, es más, todo lo contrario. Nuestra intención era hacer nuestra música de la manera más natural y así es como nos sale. Nosotros no queremos, como muchas propuestas de hoy en día que se basan en la provocación o en la extravagancia, no no no. Nosotros solo queremos hacer canciones y decir en nuestras canciones cosas que queremos y necesitamos decir, y transmitir ciertas sensaciones. Por lo tanto nos lo hemos tomado en serio desde el principio.

¿Cómo reacciona la gente cuando os escucha por primera vez?
Depende de la gente claro, mucha gente que no es afín a las músicas que tenemos como influencia puede que no lo entienda o que no conecte pero al fin y al cabo, para ser honesto con lo que haces, haces lo que tienes que hacer, lo que sientes y lo que quieres y la reacción de la gente es un efecto colateral. Lo ideal sería gustar a todo el mundo, cuanta más gente mejor pero no puedes supeditar tu arte al objetivo de gustar a todos. Nosotros hacemos lo que nos apetece y sentimos, y adelante con ello.

hermanos-cubero-espana

¿En qué momento os juntáis y pensáis que sería una buena idea unir la música tradicional castellana con otras músicas como el folk americano, el bluegrass, etc…?
No es que nos juntáramos y pensáramos en la idea, fue de manera natural. A nosotros siempre nos ha gustado la música tradicional, el folk, y desde adolescentes hemos intentado instruirnos en el bluegrass o la música americana. Entonces en nuestra manera de tocar nos sale natural porque son nuestras influencias más profundas.
A la hora de sacar este proyecto adelante no es que dijéramos -mira vamos a mezclar esto con esto- no, simplemente tocábamos como queríamos. Sí que le dimos una forma y bueno, siempre tienes que pulir la propuesta para sacarla adelante en público pero salía de manera natural.

¿Cómo afrontasteis esto, teníais vocación de llegar a un público amplio?
Simplemente despojándonos de todo tipo de prejuicio, llamando a todas las puertas que nos es posible y presentar la propuesta como lo que es: música normal de gente normal que habla de sentimientos normales y que cualquiera puede entender.
La clave es despojarse de todo tipo de prejuicios, tanto nosotros como la audiencia.

¿Cómo creéis que ven los jóvenes y el público actual en general la música tradicional?
Es difícil decir, porque así, generalizando, no sé, pero de manera general se podría decir que hay cierto recelo hacia las músicas tradicionales y el folklore, por la manera en que se trataron las músicas tradicionales en la época del franquismo, donde se ensalzaban los valores nacionales y en realidad la música tradicional es música popular. La música popular es la música de la gente, de los agricultores, de los trabajadores…y no tiene más color político que el de la gente. Y en el franquismo se le dio un tratamiento más institucional y totalmente politizado. Ese es el recelo con el que llegamos a estos días, que la gente lo mira un poco de reojo y con cierto temor.
Luego está el complejo que nos venden los medios de que “todo lo que viene de fuera es mejor”, si es un americano que hace folk mola pero si es de aquí ya no mola, eso es lo que nos dicen. Así que una vez más de lo que se trata es de librarnos de los complejos y quitarnos los prejuicios. Simplemente son canciones y hay que tomarlas como tal.

Sois los protagonistas del documental “Muerte en la Alcarria”, qué ha supuesto en vuestra carrera?¿os ha aportado más visibilidad, ha atraído a otro tipo de público…?
Bueno no es un documental como tal, tiene mucha parte de ficción. La música es tocada y grabada en directo, y los paisajes y localizaciones son reales y se muestra tal como es, así que por ese lado sí sería documental.
Para nosotros supone hacer una cosa que nunca habíamos hecho. Nosotros siempre habíamos sido de tocar canciones no de actuar y fue divertido y está siendo interesante.
Más visibilidad desde luego porque nos ha llevado a un tipo de público que de no ser por la película no se hubiera acercado a nuestra música y si se hubiera acercado a lo mejor no la entendería, así que la música dentro de la película puede que se entienda mejor porque está dentro de un contexto, aunque realmente la película no va sobre nosotros, es una obra muy personal del director, Fernando Pomares, y nosotros solo somos una herramienta, así que no se puede decir que sea una película DE los Hermanos Cubero si no una película CON los Hermanos Cubero. Pero sí, nos ha acercado a otro público y otro tipo de audiencia al que posiblemente no hubiéramos llegado nunca.

En los anteriores discos las letras de vuestras canciones eran las de canciones tradicionales típicas de vuestra tierra, sin embargo en las de este último disco se aprecia un discurso más social. ¿A qué se debe este cambio?
En este disco hay un discurso social, no es que hayamos querido dar un cambio radical en la temática de los textos, era simplemente que en el largo anterior ya utilizábamos los recursos de la melancolía, de mirar las cosas en la distancia, hacer canciones atemporales… En este disco nuevo, “Arte y Orgullo” lo que queríamos era, utilizando esas mismas herramientas, describir otras cosas, que es el aquí y el ahora, entonces sí que son canciones que tienen un fondo social (la desvergüenza de los políticos, la precariedad laboral…) Hablan de este tipo de cosas pero es porque son canciones autobiográficas, nosotros hablamos de lo que entendemos y de lo que vivimos y lo que estamos viviendo estos días es eso, precariedad laboral, corrupción.. Para nosotros no es que sea un cambio radical, es una manera distinta de afrontar una manera de hacer canciones para integrarlas un poco más en la música contemporánea, porque al fin y al cabo la música tradicional ahora mismo es tradicional porque la vemos lejos atrás pero está viva, no hay una tradición que siente cátedra, la música tradicional evoluciona como cualquier música, entonces depende en qué punto histórico la mires es de una manera u otra. Y nosotros queríamos hacerlo así. No es tradicional porque es de nueva creación pero queríamos hacerlo desde el punto de vista del aquí y ahora pero basándonos en la tradición para de alguna manera evolucionarla.

Siendo de Guadalajara ¿por que decidís emigrar a Barcelona, siendo Madrid la capital y estar mas cerca?
Emigramos a Barcelona por motivos personales y familiares. La decisión no era irse de Guadalaja y elegir entre una y otra, simplemente la vida da vueltas y acabamos en Barcelona, pero no tiene ninguna otra lectura.

Hay una cosa que nos ha llamado la atención, vuestro EP “A burrasca perdida” se puede encontrar en puntos de venta de Barcelona, Granada, Guadalajara…pero no Madrid. Además están esas menciones a los modernos de la capital. ¿Tenéis cierta animadversión hacia Madrid? 🙂
Sí, “A burrasca perdida” está a la venta en Internet y en Barcelona, Granada, Guadalajara y Valladolid, pero no por nada, solo porque ahí tenemos contacto directo con puntos de venta.
La distribución de “A burrasca perdida” la gestionamos solo nosotros y nuestros tentáculos son limitados, solo llegan hasta ahí. Si no está en Madrid no es por ningún tipo de animadversión a Madrid, todo lo contrario, en absoluto, es una de las ciudades que más nos gustan y donde hemos estado muy a gusto siempre que vamos. Es solo que no hemos dado con el sitio para distribuir nuestros discos allí.
De todas formas “Arte y Orgullo” tiene distribución nacional y está en cualquier tienda de discos que frecuentéis.

Unos jovencísimos Hermanos Cubero en 1996

Unos jovencísimos Hermanos Cubero en 1996

Teniendo en cuenta que el blue grass supone una parte muy importante de vuestro sonido ¿habéis tenido ofertas o habéis pensado la opción de tocar en EEUU?
No hemos pensado tocar en EEUU pero por una razón muy sencilla porque no tenemos contactos, pero sí, nos gustaría ir en un futuro y llevar allí nuestras canciones. No sabemos si funcionaría, por que está la barrera idiomática pero nos gustaría probarlo.

Escuchando “Quién electrificaría su alma” nos da por pensar sobre la letra, ¿tiene que ver con la electrificación del folk? Algo como lo que pasó con Dylan, ¿estáis en contra de la electricidad en la música?
No, nosotros no tenemos nada en contra de la electricidad de la música solo que a nosotros nos gusta como suenan nuestros instrumentos en acústico, nos gusta escuchar cómo suena la madera, sentir la cuerda, la vibración del instrumento…simplemente es una elección personal. No sé que le pasaría a Dylan por la cabeza para cambiar a la guitarra eléctrica pero nosotros lo preferimos así porque nos gusta cómo suenan y es como nos sentimos cómodos tocando: 2 instrumentos, un micrófono o dos y que suene lo más natural posible, como si no hubiera intermediario entre la fuente de sonido y la audiencia. Para nosotros se trata de quitar cualquier intermediario eléctrico. Lo ideal sería tocar sin ningún tipo de amplificación, ni siquiera micrófonos, pero eso sería demasiado radical, así que hacemos la concesión y tocamos con micrófonos.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *