CUMBRES RESACOSAS (NOTAS DE DROGA Y ALCOHOL) CAPÍTULO 0

CUMBRES RESACOSAS (NOTAS DE DROGA Y ALCOHOL) CAPÍTULO 0
Texto e Imagen: Johnny Toss

Capítulo 0

.

Al cálido temblor de unas líneas paganas,
sobre ásperos cojines que imitaban tu olor,
él te soñaba vestida de fiesta
exhuberante y desalmada, rezumando candor.
Deslizándose por la materia de una hermosa noche
atravesando aquél extenso circo social
buscando instantes de placer absoluto
derribando falsos ídolos de su pedestal.
Y tal vez esa noche aplastaría la ciudad
con una gran túnica negra sobre las cabezas,
y tus ojos serían del color de un meteorito
acercándose sin piedad hacia a La Tierra. ¿Hemos cometido acaso algún error?
Explícame, si puedes, mi hambre y mi espanto.
Tiemblo de miedo cuando no me dices nada
y lloro de alegría al descubrir que no estás. ¡Maldito sea para siempre el optimista inútil
que encierra esperanza en su incomprensión!
¡Maldito sea para siempre el cobarde ingenuo
que no quiere ver más allá de la razón!

johnny-toss-borracho
El primer recuerdo que tengo en mi memoria es de cuando tenía tres años y desperté en aquella cama, en la planta infantil del hospital San Rafael. Recuerdo aquella enfermera que debía de pesar unos doscientos kilogramos y me hacía engullir las judías verdes tapándome la nariz y metiéndome el tenedor violentamente en la boca, jamás volví a comer judías verdes; recuerdo que mi abuela venía a verme todos los días y me traía un helado, un “toro sentado”, recuerdo que era agosto y cada vez que acababa el helado podía leer una letra impresa en el palo, recuerdo que reuní todas las letras hasta completar las palabras T O R O S E N T A D O, recuerdo estar escayolado desde los tobillos hasta el cuello, recuerdo aquellos clavos que me pusieron en la cadera, recuerdo aquella pierna metálica como la de Forrest Gump que llevé durante años, recuerdo cómo me vino a buscar una mañana mi padre a la casa de mi abuela junto al Retiro, recuerdo como me metió a la fuerza en aquél Renault 18 Gts blanco y me obligó a vivir su miseria, recuerdo estar a las dos le la madrugada en un garito de jazz con mi viejo, recuerdo una caja fuerte detrás de una pata de jamón y una pistola, recuerdo que luego se compró un Mitsubisi pajero rojo descapotable, recuerdo a mi padre siempre castigando su hígado desde bien temprano, recuerdo una novia que tuvo mi padre, recuerdo sus ojos totalmente perdidos es un espacio diferente, recuerdo lo loca que estaba, recuerdo aquella mañana que acarició mi garganta con la helada hoja de un cuchillo jamonero, recuerdo a mi padre cortar con ella antes de que me cortase el cuello, recuerdo que estuve con mi padre el tiempo que le duró el dinero de mi herencia, recuerdo a mi padre contar historias sobre la marcha verde y cómo tomaba el sol en con un calcetín en las pelotas en el desierto del Sáhara, recuerdo volver con mi abuela, recuerda a mi abuela intentar educarme, recuerdo como se dio cuenta de que ya era tarde, recuerdo, recuerdo, recuerdo, recuerdo, recuerdo preguntarme siempre por qué yo me salvé, por qué murieron todos y yo me salvé. ¿Acaso tengo una misión en este planeta?
MI PADRE ERA UN BORRACHO, AHORA ENTIENDO POR QUÉ BEBÍA

Share This

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *