American Hardcore Cap 1: Viviendo en la Oscuridad

American Hardcore Cap 1: Viviendo en la Oscuridad

american-hardcore-agente-naranja

 

LIVING IN A WORLD OF MY OWN

Agent Orange “Living in Darkness”

El hardcore fue la respuesta de la América suburbana a la revolución punk de finales de los 70. Pero mientras que el hardcore viene del punk, sería erróneo decir “si comprendes el punk, comprendes el hardcore”. Sucesivas olas, estéticas y contraestilos caracterizan la historia del rock. Modas reaccionarias surgen constantemente para desnudar, simplificar y democratizar las modas dominantes. Por ejemplo, los héroes adolescentes locales dominaron las ondas de la radio en los 60. Los ubicuos Beach Boys, Four Freshman, Bobby Vinton o Del Shannon proporcionaban melodías limpias y planas. Luego llegó la British Invasion, los Beatles, Rolling Stones, The Who, The Kinks, etc…tirando la formula a la basura y reemplazándola por una crudeza basada en el R&B. Pero pronto esta música “revolucionaria” se convirtió en una papilla institucionalizada.

Desde mediados de los 70 hasta finales hasta el final se la década se vivió el auge de la música disco, el intento fracasado de la industria de injertar un fenómeno de música dance, negro y gay con un formato de rock serio. El “hip grinding beat” de “D’ya think I’m sexy” de Rod Stewart o “I was made for loving you” de Kiss, canciones crossover, generaron tanta controversia como éxito, los chavales suburbanos hartos de “aguantar música de gays y negratas” como KC and the Sunshine Band o Donna Summer, se enfadaron aún más, agitados por algunos dj de la radio y publicistas oportunistas, creando el grito de guerra “DISCO SUCKS” (el disco apesta). Las emisoras de rock incluso escenificaron quemas públicas de discos. Si eso no era racismo y homofobia, no sé lo que era. La cultura musical se volvió aún más segregada y reaccionaria. Para los fans del arte que se siente con el corazón, mediados de los 70 significó un punto bajo en la cultura pop.

En el 76 surgió una segunda invasión británica, cuya punta de lanza eran Sex Pistols, The Clash y The Damned, influenciada irónicamente por artistas americanos de relativo éxito como The Velvet Underground, The Stooges y New York Dolls. Esta nueva y reaccionaria música se llamó punk. Mandó a la dominante cultura rock al cubo de la basura. La única regla era romper las reglas. Puro y áspero y sarcátisco, el punk proporcionó parte de la mejor y más influyente música de todos los tiempos. Por supuesto, pronto se quedó sin fuerza, haciendose pretencioso y aburrido como sus predecesores.

Una versión rebajada del punk, promocionada como NEW WAVE, fue fabricada por las grandes compañías que planeaban suavizar la imagen para el consumo del gran público. NO se trata de una teoría de la conspiración, simplemente fue así. Producción limpia, teclados, trajes, cortes de pelo modernos, skinny ties, definieron el momento. Quizá el desvío del punk antisocial hacia el más digerible new wave produjo un producto más atractivo para el consumidor ansioso. Quizá.

Diferenciar entre lo real y lo forzado era a menudo difícil. La industria promocionó a rockers clásicos como Tom Petty y Mark Knopfler bajo el paraguas del punk. Todo el mundo hizo un disco de new wave. A finales del los 70 la radio languidecía con éxitos menores de grupos new wave como Fabulous Poodles, Sniffin The Tears, The Sinceros,y The Shirts, con Annie Golden, estrella de la película Hair. Historias de éxito con corbata fina incluyen a The Knack (My Sharona), The Vapors (Turning Japanese) y The Romantics (What I Like About You). En el mejor de los casos, la new wave intentó retener el poder y la conciencia del punk a la vez que lo mezclaba con una plétora de elementos “arty”. Bandas como Human League y The Cars representaban un acercamiento bailable y cosmopolita. Ahí se alzó una generación de chicos que quería la furia del punk sin el equipaje del new wave. Las semillas del hardcore estaban plantadas.

SOCIETY IS BURNING UP

TAKE A BITE THEN SPIT IT OUT

TAKE THEIR RULES, RIP’EM UP

TEAR THEM DOWN

Circle Jerks, “Tear Them Down”

Entre el 76 y el 80 fueron los años del punk y new wave, el hardcore ocurrió entre el 80 y el 86. La cumbre del hardcore fue el año 82, cuando aún no estaba definido y no era predecible. El hardcore fue un fenómeno americano movido por el punk británico. Las primeras bandas de hardcore salieron de ciudades costeras y suburbios de Los Angeles, probablemente porque estaba tan cerca del sueño americano como era posible. Nacido del ideal maldito de la utopía de la clase media, el punk alimentó su nihilismo. El típico “candidato” a participante de la escena hardcore escuchaba bandas agresivas británicas como 999, Angelic Upstarts y Sham 69. Estas bandas tenían un lado violento, pero los chicos de la era Reagan necesitaban algo incluso más primario e inmediato. El hardcore extendió imitó o reaccionó contra el punk. Se apropió de ciertos aspectos y descartó otros. Reafirmó la actitud, y rechazó el new wave. Por eso era hardcore punk, para la gente harta. Sabías que alguien era hardcore si llevaba la cabeza afeitada o un crew cut, una actitud amenzante y odiaba el mainstream. Las pocas chicas que había parecían severas y poco amigables. Lo que separaba a estos chicos de los cachas deportistas o los rednecks era una vaga conciencia política.

IF THE KIDS ARE UNITED

THEY WILL NEVER BE DIVIDED

Sham 69, “If The Kids Are United”

Sham 69 fue una gran influencia para el hardcore Americano. El frontman, Jimmy Pursey llegaba a los corazones de jóvenes alienados con sus letras furiosas pero inteligentes. Masas de jóvenes rebeldes respondieron a sus himnos etílicos. Había además un componente político nebuloso. Sham 69 fue uno de los pocos grupos de punk británico que giraron por América.

Ian McKaye (Minor Threat): Por unos minutos, Sham 69 fueron la banda de punk más auténtica de todas. Eran populistas, dedicados a los chicos. Sex Pistols eran ultra fashion, Sham 69 eran ropa de trabajo. Eran punk rockers sin el glamour. Lo mío siempre ha sido la anti moda: bandas como Sham 69 reflejaban eso, una influencia principal en nuestra dirección.

Jon Savage (Autor, England Dreaming): Odiaba a Sham 69 de verdad, resaltaban el problema que tienes en la música pop cuando empiezas a hablar en el lenguaje del hombre de la calle, empiezas a ensuciarte con la demagogia de la extrema derecha. Siempre pensé que Sham 69 eran una mierda, aunque hicieron dos grandes discos: “If the kids are united” y “Borstal breakout”. El punk de Sham 69 es, perdóname, tonto, tonto”.

Jack Rabid (Editor, The Big Take Over): Sham 69 siempre tuvieron mala reputación en Inglaterra porque no eran lo suficientemente intelectuales para encajar con el significado cultural del punk de los periodistas. Había mucho snobismo en la prensa británica, que pensaba que Sham 69 era una panda de paletos, y la prensa se perdió algunos grandes discos”.

GUESS I’M GONNA HAVE TO TELL’EM

THAT I GOT NO CEREBELLUM

Ramones, “Teenage Lobotomy”

Muchos miembros de la escena nombran a Ramones como una inspiración. La mayoría de bandas de hardcore adoptaron su estilo de música, su imagen de camiseta y vaqueros, y una actitud sin chorradas.

Dez Cadena (Black Flag): Me quedé asombrado cuando escuché el primer disco de Ramones. No podía creer que hubiera un disco de rock como ese. Era similar a lo que yo escuchaba pero mucho más rápido, y no había solos de guitarra.

Spot (Productor/ingeniero): Había escuchado a Sex Pistols antes de eso, pero no me impresionó mucho. Lo que me causó mayor impresión fue el primer album de los Ramones. Me encantaba ponerle ese disco a la gente solo por ver las caras de disgusto que ponían. De repente el rock and roll era divertido de nuevo.

Kevin Seconds (7 Seconds): Nos sentábamos en la cama y poníamos discos de punk. El mejor era el primero de los Ramones. Si bajabas el volumen de un lado del stereo podías tener solo batería y bajo en un lado y guitarra y voz en el otro, casi como un disco para aprender a tocar. Nos grabábamos tocando encima del disco.

GIMME GIMME THIS

GIMME GIMME THAT

Germs, “Lexicon Devil”

american-harcore-darby

La primera banda en llevar su música en una dirección hardcore fue The Germs, de Los Angeles. Su frontman, Darby Crash (nacido Paul Beahm, en 1958), fue el Sid Vicious de América. El sonido caótico de los Germs rehuía la estructura del punk, su arte nacía de un novato entusiasmo y de las drogas. Musical y estilísticamente influenciaron al hardcore que llegaría después.

Dez Cadena (Black Flag): Nunca sentí el espíritu del punk en ninguna banda de la forma que lo sentí cuando vi a The Germs. La gente intentó imitarlo y algunos hicieron un buen trabajo. Lo que me gustaba era que todo era negativo, pero cuando lo unías, de alguna manera resultaba algo positivo. Muchas veces estaban demasiado colgados, no tocaban bien, muchas veces no había casi voces porque el vocalista estaba demasiado colocado, o el bajista estaba desafinado, pero de algun modo personificaban el punk. Veía que el cantante, aunque era inseguro y tenía que colocarse antes de tocar, era un genio. Un drogadicto excéntrico y bizarro.

Jon Savage: Me encantaban The Germs porque hacían lo que los americanos pueden hacer tan fácilmente y los británicos, no. Esto es, rockear. Aunque su 7” “Forming” intenta a un nivel muy autoconsciente ser arty, a un nivel no autoconsciente simplemente rockea. Y de una manera que solo ellos podían hacer.

Publicado en el incipiente sello Slash Records en el verano del 79, el disco de The Germs “GI” elevó las apuestas en cuanto a disonancia y agresión. Su productora, la célebre Joan Jett, que sustituyó a Mark Lindsay de Paul Revere and the Raiders, quien pedía demasiado dinero, jugó un gran papel en la promoción del disco.

Tesco Vee: GI es uno de esos albums que destaca en solitario, Darby Crash fue demasiado atacado por ser esa especie de Sid Vicious, pero tío, era uno de los grandes. Realmente era todo aquello que era el punk: colocarse hasta morir. Fue una figura importante en la cultura norteamericana.

Mike Watt (Minutemen): Darby fue a Inglaterra y volvió, y le dijo a todo el mundo que Adam and the Ants iban a ser una gran banda. Se hizo una cresta y se metió a fondo. Era algo realmente bizarro. Creo que pensaba que la escena de Hollywood no tenía futuro. Vivía, salía y patinaba en Orange County, así que él fue el que introdujo el punk allí.

Darby Crash murió de una sobredosis en diciembre de 1979, justo en el amanecer del hardcore.

Mark Stern (Youth Brigade): Ese disco no empezó a venderse realmente hasta que Darby murió. Se hicieron mucho más grandes cuando se separaron. Había veces en las que si estabas lo suficientemente borracho y Darby también lo estaba, podía ser una experiencia increíblemente catártica, pero la mayoría de las veces era simplemente horrible. No podía cantar una mierda, y la mitad de las veces estaba tan colocado que solo se movía por el escenario sin sentido. Tampoco fueron shows que se llenaran. Los grandes reunían 300 chicos, la mayoría de las veces eran de 80 a 100

I DONT WANT NO SATISFACTION

I JUST WANT TO GET SOME ACTION

Fear “Gimme Some Action”

american-harccore-The Middle Class Out Of Vogue

La primera banda en generar una atmósfera hardcore en sus shows fue Fear, de Los Angeles. Liderados por Lee Ving, un cabrón que se dedicaba a insultar a todo el mundo. Fear hacía temas irrespetuosos como “I dont care about you” y “Lets have a war”. Sus primeros shows eran increíblemente violentos, debido en gran parte a su popularidad entre los surfers. Fear se ganó la infamia por su papel en la película de culto de Penelope Spheeris, “The Decline of Western Civilization”, por la represión policial en sus conciertos y su aparición en el 81 en Saturday Night Live.

Dez Cadena: Fear fueron probablemente una banda de metal antes de ser una banda de punk. Sabían tocar de verdad. Creo que lo gracioso de Fear era que todo era una gran broma, era la gente la que se los tomaba en serio. A su manera eso era verdadero punk rock, solo que retorcido.

Los detractores alegaban que Fear coqueteaban con la extrema derecha en sus letras, su simbología y sus slogans. El hecho es que Ving, un cabrón malhablado, simplemente quería ofender a todo el mundo.

Lee Ving (Fear): Nunca hubo un punto en mi vida en el que fuera de extrema derecha. Fue un ataque gradual. Me gustaba la idea de que no hubiera reglas. Junto a eso, quería encontrar a los mejores músicos que pudiera. Nos llamaban “musos” porque sabíamos tocar.

Fear alcanzaron los titulares de la prensa nacional cuando su bajista Derf Scratch pasó 4 días en el hospital de Canoga Park a causa de una paliza que le dieron unos surfers tras escupirle a la cara a uno de ellos. Ocurrió justo después del estreno de “The Decline…”, que mostraba la violencia de la escena proto hardcore. Se anunciaba en la radio con la frase “véala en el cine, dónde no pueden hacerle daño”.

Lee Ving: Derf tuvo algunos problemas con algunas personas esa noche y acabó necesitando cirugía. No hace falta decir que fue muy caro, hicimos un show benéfico por él. Se metió en una pelea con una persona tenía algo en la mirada que debería decirle a la mayoría de la gente que se busquen otro con pelear.

Mike Watt: Tocamos en el Starwood con Black Flag, Fear y Circle Jerks. Derf de Fear era un gran bajista, y el batería, Spit, podía con cualquiera. Así que este tío cachas de 6’8 le cogió y le machacó. Sacaron una foto suya en Rolling Stone. Te acuerdas de esa foto suya, hecho una mierda, con el drenaje a un lado de su cabeza? Es de ese concierto. Tienes que tener cuidado con a quien escupes.

King Koffee (Butthole Surfers): Cuando vi esa Rolling Stone con la foto de Derf, pensé que parecía cool. Rolling Stone intentaron hacerse los horrorizados, pero a mí me hubiera gustado estar ahí.

WE DONT NEED NO MAGAZINES

WE DONT NEED NO TV

WE DON’T WANNA KNOW

Middle Class “Out of Vogue”

¿De dónde proviene el término “hardcore”? Como término, es común, “hardcore porno”, “hardcore football fan”. Algunos “expertos” citan el disco “Hardcore” de DOA, del 81. Esa podría ser la primera vez que se usó el término para la música. Independientemente de su origen preciso, cuando los punks decían hardcore, los demás punka sabían a qué se referían. Hardcore expresaba un extremo: el punk más absoluto.

Joey Shithead (DOA): La primera vez que vimos el término “hardcore”, fue en una revista de San Francisco, Damaged, que hablaba de música hardcore, a finales de 1980. Cuando empezamos a grabar, nuestro manager, Ken Lester dijo “aquí tenéis un título para vuestro disco,”Hardcore 81”, mucha gente se refiere a nosotros como los progenitores del hardcore. Es cierto en un sentido.

¿Y el primer disco estrictamente hardcore? Es una cuestión abierta a debate. Si viviste en la costa oeste dirías que el single “Out of Vogue” de Middle Class, de Santa Ana, quienes tocaban un estilo ultra rápido y monótono, dos minutos máximo por canción. Los habitantes de la Costa Este citarían el legendario 7” “Pay to Cum” de Bad Brains.

Lou Barlow (Deep Wound): Estoy convencido que el single de Middle Class es el primer disco de hardcore. Lo tuve antes que Minor Threat. También tengo el primer 7” de Meat Puppets. Me gusta porque es fiero y melódico a la vez. Tiene un sentido real de melodía y alma. Hubo tantas bandas extrañas y fantásticas por un tiempo. A la gente le iba el ruido.

 Jack Rabid (Editor, The Big Take Over): Cualquiera que escuchaba Pay to Cum de Bad Brains tenía que tener una copia. No había nada igual. Entonces escuché Out of Vogue de Middle Class y por la misma época Danger House de Rhino 39. Pero esas bandas no eran ni de cerca tan buenas como Bad Brains. Puede que Out of Vogue se alimentara de Pay to Cum pero no es tan buena, una pieza histórica, la primera de su clase, pero no causó impacto. Sin discusión, el disco de The Germs fue el que más impactó. La escena de DC le debe toda su razón de ser a Pay to Cum.

RODNEY ON THE ROQ

Uno escuchaba la música de Sham 69, The Germs, Fear y el resto de bandas punk y new wave que surgían en KROQ, con el dj Rodney Bringheimer. Una separación radical de emisoras estancadas de dinosaurios del rock como KMET y KLOS. No se puede sobreseñalar el impacto y la influencia de Rodney on the ROQ, los domingos de 8 a 12 de la noche. Como línea vital para los chavales de los suburbios de L.A. y como catalizador del emergente moviemiento hardcore.

Greg Graffin (Bad Religion): Descubrí Rodney on the ROQ en el 79. Así me metí en el punk, el material alocado de L.A. (Middle Class, X, The Dickies, Weirdos), también hubo un montón de bandas olvidadas de la zona de la playa como The Gears, The Chiefs, otras como The Adolescents, nuestros contemporáneos. Rodney también pinchaba otras cosas como Dead Boys, Ramones, Buzzcocks y Sham 69. Pero primariamente nos sentíamos unidos a las bandas de Los Angeles, y estábamos excitados por formar parte de ello, así que fue nuestra mayor influencia.

FLIPSIDE

american-hardcore-flipside

En 1979, el fan del hardcore leía Flipside, un fanzine de Whittier, California, a 20 millas al este de Los Angeles. Apareció por primera vez en Agosto del 77, 100 copias fotocopiadas, a 25 centavos. Documentaba el punk de Los Angeles. En 1980 empezó a cubrir todo el país, con miles de copias destinadas a los iniciados. No era una revista en el sentido tradicional de la palabra, más bien era un grupo de chavales apasionados por la escena que publicaban cuando era posible. El estruendo del incipiente movimiento hardcore encajaba perfectamente en su exposición de bandas como The Germs y Ramones. Redactores de Flipside como Hud, Pooch y X-8 producían entrevistas llanas, más como conversaciones en tipografías enanas y acompañadas por fotos de pobre calidad.

Al Flipside (editor, Flipside): Originalmente se llamaba Los Ángeles Flipside, con la intención de hacer una misión local. Nuestra intención era cubrir cuidadosamente la escena de Los Ángeles, pero no teníamos reglas estrictas, hacíamos lo que fuera. No teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo. Un tío que trabajaba con nosotros había trabajado en un periódico de instituto y tenía algo de idea pero básicamente lo diseñamos imitando los fanzines ingleses que conocíamos como Sniffin’ Glue y Ripped and Torn. Escribir a máquina, fotocopiar y ¡boom!, vuelta al principio.

El recopilatorio de Rodney on the ROQ de 1980 venía con una copia del número 21 de Flipside. Eso disparó las cosas. En el espacio de un año una ola de zines como The Big Takeover de Nueva York, Reaper de San José y Maximum Rock and Roll, de Berkeley. Una red de comunicación entre la comunidad hardcore se estaba gestando. Los hipsters de Hollywood se ofendían con el auge del hardcore. La música era demasiado rápida y demasiado rabiosa. Atraía a un elemento más joven y suburbano que buscaba problemas. Muchos de estos chicos venían de ciudades costeras o el corazón de Orange County. Esos lugares seguros y aburridos impulsaban bandas como Black Flag, de Hermosa Beach, The Crowd de Huntington Beach y Vicious CIrcle de Long Beach. El punto de reunión para los surfers violentos en el 79 era el Fleetwood en Redondo Beach. Los shows atraían a un público poco refinado. Black Flag en particular alcanzaron la actualidad en la prensa porque la policía solía hacer redadas en sus shows y abusar de sus fans.

Al Flipside: El Fleetwood era un supermercado Ralphs convertido en una sala de rock. Parte de The Decline fue rodada allí. Esto fue más o menos cuando la gente empezó a conocer el slam dancing y los conciertos empezaban a ponerse duros, y no creo que el público original de Hollywood apreciara eso. Si llevabas pelo largo e ibas al Fleetwood casi seguro te daban una paliza. Había pandillas pegando a la gente, en cada canción. Se puso feo durante un tiempo. Cambió la actitud de mucha gente sobre el hardcore.

Jello Biafra: (Dead Kennedys): Estaba claro que la nueva vanguardia en el sur de California venía de fuera de Hollywood, ya no era gente que se conocía en escuelas de arte o que tenía padres que trabajaban en la industria del disco. Esta era una escena totalmente diferente, y la gente de Hollywood cometió el error de evitarla al principio. Se produjo una confrontación y muchas de esas malas vibraciones se dieron por motivos equivocados. Concretamente, alguna de las personas que llegaban a la escena eran matones violentos simple y llanamente y trajeron con ellos un elemento machista e intolerante a ésta.

Jack Grisham (TSOL): Los punks de Hollywood estaban disgustados porque muchos de nosotros éramos surfers, muchos hacíamos deporte. A la gente de Hollywood le gustaba mucho más la droga, nosotros éramos de cerveza todos en TSOL éramos tipo grandes. Salíamos y las cosas se iban de las manos. Nos iba más lo de romper ventanas y prenderle fuego al club.

Mike Ness (Social Distorsion): Nos gustaba pelear, sabes, recuerdo decirle a este tipo que se parecía a Adam Ant que le iba meter una Les Paul por el culo. El público era mayor que nosotros y nosotros éramos los de la testosterona.

WE’RE JUST GONNA SKATE

TILL THE DAY WE DIE

Gang Green, “Skate to Hell”

El hardcore y el patín iban juntos. Ambos eran antisistema y fenómenos locales. Ambos provenían de la cultura juvenil del sur de California. Los patios de asfalto de las escuelas, y la serpenteantes carreteras urbanas proporcionaron tempranos puntos de encuentro a los skaters. Aparecieron los skateparks, monstruosidades de hormigón con pipes y otros elementos supervisados por idiotas semejantes a socorristas, locos por echar a los que causaban problemas. La revista Skateboarder, nacida de la revista Surfer, era una favorita de los jóvenes skaters. La revista tendía a mostrar el deporte bajo una óptica limpia. Los primeros números se centraban en la zona alrededor de San Diego desafiando la rigidez de las normas de los skatepark. Skaters como Tony Alba, Steve Caballero, Jim Muir, hermano mayor del cantante de Suicidal Tendencies, Mike Muir entraron en escena.

El autor Craig Stecyk III y el fotógrafo Glen E. Friedman documentaron las calles de Santa Mónica, Venice y West Los Ángeles, realizando poderosas declaraciones sobre tablas que mostraban gráficos radicales y extremos. De acuerdo a la historia local, Venice, a causa del deterioro urbano de los 60 se había “echado a los perros”, de ahí que se refiriera a sus patinadores como provenientes de Dogtown. El estilo influyó a jóvenes rebeldes de todo el país.

Ian Mckaye (Minor Threat): Leíamos sobre Dogtown y decíamos, somos nosotros, pensábamos que éramos una pandilla así que tiene sentido que las que Venice fuera lo que más nos atrajera. Queríamos ser como ellos.

Tim Kerr (Big Boys): En Texas la primera escena skate se consideraba Dogtown. Oíamos hablar sobre cómo Tony Alba se había teñido el pelo de verde y nos encantaba. El patín no era algo de deportistas como luego se hizo. Mucha gente no podía hacer surf, así que patinaba. Mucha gente que creció en Austin conoció Skateboarder y empezó a meterse en ello.

Skateboarder cambió su nombre a Skateboarder Action Now, y después a Action Now, y extendió su cobertura al roller skate, surf y bike. Cerró en 1982. Entonces desde San Francisco, llegó Thrasher’ combinando el skate y el hardcore. Llego por primera vez a los quioscos en el 81, con trabajos de Stecyk. Friedman y Pushead. Ëste era el editor musical, su columna sobre el hardcore y metal Puszone llevó la palabra a chicos de sitios muy lejanos. El vocalista de J.F.A., Brian Brannon, emergió como columnista. Pronto le siguió Jake Phleps, de Boston.

Trasher promovía una subescena dedicada al patín, el skatecore. Algunas bandas incluían algunos de los skaters más importantes. The Scoundrels, con Tony Alva, The Joneses con Steve Olson, The Faction con Steve Caballero, McRad con Chuck Treece, y las bandas de Duane Peters, sobretodo Political Crap. Algunas bandas de hardcore abrazaron el skate como una filosofía, Big Boys Austin JFA de Phoenix, Gangreen de Boston, Ill Repute y Aggresion de Oxnard, y drunk Injurs y Free Beer de la Bay Area de San Francisco. El grito de guerra de estas bandas de skatecore era skate or die, patina o muere!

Brian Brannon (JFA): De gira, nunca probamos sonido porque andábamos por ahí patinando, probando sitios donde patinar en cada ciudad. Nos importaba una mierda la prueba de sonido. Para nosotros se trataba de hacer lo que quisieras porque te apetecía hacerlo.

El skate era el único deporte en el que te podían arrestar. Delincuentes sobre ruedas surcaban las calles, rampas, piscinas vacías, cualquier superficie que facilitara la acción antigravitatoria. los skaters flirteaban con el peligro. Si no les golpeaba un coche, o se rompían los huesos con malas caídas, los policías les arrestaban por allanamiento o comportamiento temerario y peligroso. El patín expresaba totalmente quién eras y qué música te gustaba, y lo más importante, decía “que os jodan a todo el mundo”.

AMERICA, LAND OF THE FREE

FREEDOM AND POWER TO THE PEOPLE IN UNIFORM

Tsol, “Abolish Government”

american-hardcore-poster

Roanald Reagan , otro producto de SoCal, ganó la presidencia 1980 fue la fuerza catalizadora del hardcore. Enemigo de las artes, las minorías, las mujeres, gays, liberales, sin hogar, el hombre trabajador, etc. Todos los outsiders podrían estar de acuerdo en odiarle.

Winston Smith (Artista gráfico): Ronald Reagan fue el catalizador la música y el arte cambiaron radicalmente en el 81 y el 86, cuando arreglan estaba en lo más alto. La gente había estado adormecida hasta que de repente abrió los ojos la actitud de la muela luchando si hay que perder pero no dejes que se salgan con la suya. Creo que tuvo mucho que ver con la música, la vi absoluta conté lo que estaba ocurriendo en el mundo.

Tad Kepley (Activista anarquista): Reagan dijo más de una vez que como fundamentalista creía explícitamente en el libro de las revelaciones. Fue una época terrorífica.

Hacia 1982, la cima de la era hardcore, la era ruegan también estaba en su culmen. América sufría la recesión. El cierre de factorías de la cero y automovilísticas nos golpeaban cada día. Fuertes aumentos en los precios y la especulación inmobiliaria comenzaron a darse, pero nada aceitunas cena musical se mueva como la recesión aparejada con la represión.

I TOOK A CHANCE ON THE OTHER SIDE

GOT OFF THE DOWNHILL SLIDE

STOPPED WASTING MY TIME

DOA, “Woke up Screaming”

A lo largo de América se fueron conociendo sentimientos similares. Un puñado de bandas siguieron el camino del hardcore de SoCal, en sonido y estilo. Sobre todo Dead Kennedys de San Francisco, Bad Brains de DC y DOA de Vancouver.

Joey Shithead (DOA): la gente obtuvo su definición del punk de los Clash y The Damned. Cuando el hardcore estalló en 1980, definió una forma distinta de punk. Tocamos con The Clash y me parecieron unos flojos. Cuando Adam era la moda, hubo un show de Black Flag en el Whisky y un show de Adam Ant cruzando la calle, había fans de Flag que llevaban camisetas que decían “Black Flag kills Ants Dead”. De ahí veníamos.

Ian Mckaye (Minor Threat): Queríamos tener nuestra propia pandilla. Queríamos crear nuestra propia cultura porque no nos sentíamos conectados a nada. Era la primera vez que la música rock estaba siendo escrita interpretada por chavales en sus organizados por chavales, editada y promovida en cines y redes creadas todas por los chavales, completamente fuera del mainstream musical, por razones que tenían poco o nada que ver con los beneficios económicos. Fue un tiempo realmente importante porque la música se alzó por encima del negocio, como sabes la música siempre ha sido un matrimonio insidioso entre arte y negocio.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *