AMERICAN HARDCORE CAP 5: THEY HATE US, WE HATE THEM

AMERICAN HARDCORE CAP 5: THEY HATE US, WE HATE THEM

THIS FUCKIN CITY IS RUN BY PIGS
THEY TAKE THE RIGHTS AWAYS FROM ALL THE KIDS
UNDERSTAND WE’RE FIGHTING A WAR WE CANT WIN
THEY HATE US, WE HATE THEM, WE CANT WIN

-Black Flag, “Police Story”

Los chicos del hardcore no eran los únicos idiotas violentos entonces. La policía también estaba fuera de control. Como garantes del status quo, la policía representaba el enemigo más reconocible del hardcore. Cualquier veterano de la escena puede relatar alguna historia sobre cerdos jodiendo a la gente sin motivo.

AL FLIPSIDE (editor, Flipside): Los polis eran malos. No sé si nos odiaban o que simplemente era su barra libre para hacer prácticas antidisturbios. Venían y nos jodían porque a nadie le importaba. Su táctica usual era, en lugar de cerrar una sala y decirle a la gente que se marchara, cerrar la sala y obligar a la gente a salir más rápido de lo que era posible. Cuando la gente tropezaba una con otra, les apaleaban, no te dejaban ir a tu coche, te tenían huyendo y corriendo, era un caos estúpido.

Hoy en día, cualquiera llamaría a lo que la policía hacía con nosotros “acoso” o incluso “racismo”. Hacían redadas en conciertos, rellenaban dossiers y acumulaban “pruebas”. Las autoridades reconocieron la amenaza de la violencia, real o percibida, cuando Black Flag y Dead Kennedys nacieron. La policía no quería un nuevo movimiento e intentaron matarlo antes de que creciera.

HENRY ROLLINS (Black Flag): La policía siempre hacía cosas ilegales para jodernos, nos ponían pistolas en la cara. Teníamos miedo de la poli. ¿Qué íbamos a hacer, pegarles?

DEZ CADENA (Black Flag): La policía, especialmente en Los Angeles siempre ha sido bastante fascista. Los polis pensaban que el Punk era una rebelión que les amenazaba, a la Familia Americana y la sociedad en general, y querían aplastarlo.

TIM KERR (Big Boys): Cuando Bad Brains nos visitaron en Austin, los vecinos llamaron a la policía unas cuantas veces, había reggae sonando fuera de la casa. Cuando la policía llegó, me preguntaron cuando tocábamos y se lo dije. Entonces me di cuenta de que nos estaban controlando, intentando que esto no se convirtiera en un gran movimiento o algo así. Un amigo mío fue a la cárcel una vez, le enseñaron un archivo donde tenían fotos de todos nosotros, Big Boys, MDC, Dicks…Es extraño hablar sobre ello, suenas paranoico, pero existe una historia de ese rollo, tipo J Edgar Hoover, en plan persecución.

La policía de Los Angeles ya no machaca cabezas en los conciertos de rock como solía hacer. A principios de los 80 se enteraban de dónde tocaba Black Flag y aparecían 200 policías con material antidisturbios y helicópteros. Irrumpían en el local y apaleaban a chavales de 16 años en disturbios esencialmente causados por los propios policías.

GEORGE ANTHONY (Battalion of Saints): Había disturbios, apaleaban a la gente y los arrestaban. Estos pobre chavales iban a un show y volvían a casa con la nariz en la oreja, por culpa de la policía. Todo el mundo estaba dentro pasándolo bien y la poli llegaba y decía, “tenemos que parar el concierto”, y se llevaban el dinero. A principios de los 80 todo era una locura. Hubo un concierto de Exploited en Los Angeles, los polis vinieron y todo el mundo se sentó en el suelo. La policía simplemente machacó a todo el mundo con sus porras, chicos, chicas, nada importaba. No podías hacer nada, los polis tienen sus órdenes y creen que tienen razón.

PAT DUBAR (Uniform Choice): La policía de Los Angeles aprovechaba cualquier oportunidad que tuviera para meter palizas y pegar a la gente, ¿qué mejor objetivo que los chicos del hardcore? La mayoría de estos chavales eran gente sin hogar, huidos de hogares disfuncionales o que tenían padres a los que no les importaba una mierda lo que les pasara. Así que si querías pegar a alguien y que no hubiera consecuencias, le metías una paliza a estos chicos y el 95% de las veces no pasaba nada, así que para ellos merecía la pena arriesgarse. Me putearon unas cuantas veces. Los polis de Orange County eran incluso más gilipollas, porque al menos hasta que el condado fue a la bancarrota, OC era un sitio acomodado, un buen sitio para vivir. Era muy difícil montar shows, y si había algún problema y tenías pinta de punk eras el primero en tirar ir “pa´lante”, a un nivel que daba tanto miedo que no se lo harían a un pandillero hoy en día. No le pondrían una pistola en la cabeza a un miembro de una banda hoy, pero se lo hacían a los chavales de hardcore.

D.H. PELIGRO (Dead Kennedys): Recuerdo un incidente, creo que tocaban DOA, que fue como una pesadilla de ácido: gas lacrimógeno, ventanas rompiéndose, la gente se ponía sus chaquetas sobre la cara para protegerse y huir. Policías con casco y escudos entraron y arrasaron con el público, pegando a todo el mundo y echándolos a la calle. Había una fila de polis machacando a todos los que salían por la puerta. Intentaron darme con una porra en la cabeza pero me protegí con las manos y me destrozaron el brazo, se me hinchó y tenía un concierto la noche siguiente, era el caos.
El lema “Fuck the Police” era habitual en el hardcore. Estaba “Police Story” de Black Flag, “Police Truck” de Dead Kennedys, el recopilatorio anti policía “Copulation”. Pero el himno definitivo lo escribieron MDC (Millions of Dead Cops), su hit “Dead Cops” resumía la ideología anti autoritaria:

WATCHA GONNA DO
THE MAFIA IN BLUE
HUNTIN’ FOR QUEERS, NIGGERS AND YOU”

MDC, “Dead Cops”

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *