American Hardcore Cap 3: Guilty of Being White

American Hardcore Cap 3: Guilty of Being White

Chicos inteligentes pero con problemas poblaban la escena hardcore. Su herencia incluía la Guerra Fría, la inflación, el declive industrial, el trauma post Vietnam, música de mierda, policías cerdos y convulsión racial. Sufrían de depresión, alienación y frustración. Algunos eran “buenistas”, resentidos con su relativo bienestar socioeconómico que albergaban culpa por el racismo de sus antecesores. Otros dirigían su odio y su frustración hacia otros extraños que robaban los trabajos y arruinaban los vecindarios. Real o imaginada esa era la atmósfera. Muchos de los chicos se volvieron contra sí mismos y contra otros, abrazaron la autodestrucción, a menudo cometiendo violencia contra sus propios cuerpos.

TAD KEPLEY (Activista Anarquista): Muchos en la escena no se gustaban a sí mismos. Toda esa gente era muy real en su rabia y su sentido de la alienación, nunca sabías lo que iban a hacer. Muchos o bebían hasta la muerte o se pegaban un tiro o se drogaban hasta el punto de ser inútiles.

Temáticas sobre el racismo y la guerra de clases dominaban el hardcore. “White Minority” de Black Flag y “Guilty of Being White” de Minor Threat sirvieron como himnos de ese tiempo. ¿Qué otro género dentro del rock tuvo tanto valor?

IAN MCKAYE (Minor Threat): “Guilty of Being White” fue una canción que escribí cuando crecía en D.C., siendo parte de la minoría, la población blanca. Me volvía loco, la gente me daba palizas o me robaba por ser blanco. Tuvimos una clase de historia sobre la esclavitud y después de clase dos chicos me dieron una gran paliza, fue por la época en que echaban Raíces, me pegaban por ser el “masa”. Me juzgaban por el color de mi piel, así que escribí lo que me parecía una canción antirracista bastante directa, quería decir algo bastante radical. Con cualquiera de esas canciones quería tomar una posición fuerte. No pensaba que nadie fuera de DC fuera a escuchar nunca esa canción. Es extraño para mí ir a Polonia y escuchar a los chicos decir “Guilty…” es una canción muy buena. Nosotros somos White Power. Era totalmente distinta si la ponías en un contexto diferente. Slayer la versionó y cambió la última frase por “guilty of being right”, para mí es muy ofensivo.

minor

Minor Threat

              GONNA BE A WHITE MINORITY

ALL THE REST WILL BE THE MAJORITY

GONNA FEEL INFERIORITY

Black Flag “White Minority”

El auge del hardcore coincidió con el auge de la cultura skinhead. En algunos aspectos se solaparon. Los chavales más radicales adoptaron un estilo skinhead. La cabeza afeitada proporcionaba un “que os jodan” perfecto para hippies y hombres de negocios por igual. Por no hablar de padres y madres, lo importante eran escandalizar y causar shock. Realmente muchos de los chicos se inclinaban a la izquierda, pero la derecha también acaparaba una buena parte. Los skinheads eran de dos tipos, zopencos racistas y zopencos antirracistas. Muy pocos abrazaban la estética y permanecían ajenos a la política. El odio racista de algunos era sincero, para otros era simplemente otro arma de confrontación. Lo mismo era válido para los antirracistas.

JOHN KEZDY (THE EFFIGIES): Los skinheads aumentaron por muchos motivos. En California el skinhead era surfer. En última instancia, lo que une a todas las formas de skinheads es, y sé que esto será malinterpretado, un sentido del rock muy masculino.

La conexión skinheads-hardcore inspira mucho debate. Seguro, muchos chicos se afeitaban la cabeza y tenían ideas amenazantes de izquierda o derecha, pero eso a menudo reflejaba inclinaciones antisociales propias de la juventud, más que doctrinas raciales coherentes. Las cabezas huecas del hardcore a menudo iban a los conciertos para pegar a otros chicos blancos.

TEN GUYS JUMP ON ONE, WHAT A MAN

YOU FIGHT EACH OTHER, POLICE WINS

STAB YOUR BACKS, WHEN YOU THRASH OUR HALLS

THRASH A BANK IF YOU GOT REAL BALLS

Dead Kennedys “Nazi Punks Fuck Off”

Jello Biafra cantaba sobre esa violencia en el seminal single “Nazi Punks Fuck Off”.

JELLO BIAFRA (DEAD KENNEDYS): “Nazi Punks…” comparaba a los surf punks con los nazis. “That’s what you act like, fuck you…”. Mucha gente que molaba estaba abandonando el punk y el underground porque veían como alguien saltaba del escenario para machacar a otra persona. Algunos eran como armarios, sabían como noquear a alguien y lo hacían por diversión. Tenía que hacer que la gente supiera que Dead Kennedys no apoyaba a esos idiotas. Hubo mucha violencia dirigida hacia mí a causa de esa canción.

Esa canción quizás más que ninguna otra sirvió como chispa para desatar la controversia.

TAD KEPLEY: Era un hombre del saco que gente como Biafra lanzaba. Tienes gente a la izquierda haciendo esto todo el tiempo. Mucho de esto tenía que ver con la escena de la que tipos como Tim Yohannon venía. Ven nazis saliendo de todas partes cuando no hay ninguno. Así ocupan su tiempo. No fue hasta mitad de los 80 cuando empecé a ver un montón de ideas de derechas aparecer en escena, sobre el 85 cuando se produce una gran explosión skinhead. Antes de eso no vi todos esos nazis, siempre pensé que la amenaza más inmediata era la policía, los metaleros y los paletos deportistas.

JELLO BIAFRA: Muchos nazi punks llegaron a través de Agnostic Front, Cro-Mags y los que les respaldaban. No creo que New York se repusiera nunca de eso. Todavía oyes de gente que acaba en el hospital después de un concierto en el CBGB’S. Y lo mismo con los grandes shows de Los Ángeles, cualquier subcultura con un sentimiento reaccionario así de fuerte está destinado a atraer reaccionarios de todas partes

dead kennedys

Dead Kennedys

Al contrario de lo que la gente cree no había hordas de skinheads desfilando en los shows pero muchos chicos que leían sobre esto lo emulaban. Se produjo tal histeria sobre un problema percibido que hacía mediados de los 80 el problema se hizo realidad.

MICHAEL ALAGO (EJECUTIVO MUSICAL): Los Skins me daban miedo, a menos que fueran tipos monos. Entonces yo era absolutamente temerario, me encantaban los chicos malos y tatuados del hardcore. Y muchos rebosaban testosterona y no creo que les importara si se la chupaba una tía o un tío. Así que sobre esos skins en la escena, me parecía sexy, no pensaba en política, tenía mi propia agenda.

NO WAR

NO KKK

NO FASCIST USA

MDC “Born To Die”

cartel

Muchos de los eslóganes que influían en la escena hardcore venían del fanzine editado en Berkeley Maximum Rock’n’Roll y de su editor, el yippie Tim Yohanon. Maximum Rock’n’Roll era una excelente publicación que ofrecía cobertura exhaustiva sobre la escena nacional pero rápidamente pasó a dedicarse a adoctrinar a su joven e impresionable público. Yohannon y su equipo hallaron a sus hombres del saco y gastaron incontables páginas denunciando a supuestos derechistas como los FU’S de Boston, Murphy’s Law y Agnostic Front de Nueva York y White Pride, de Saint Louis.

RAY FARRELL (SST): Tim Yohannon era un hippie involucrado de forma agresiva en manifestaciones, como muchos de su edad. A medida que el hardcore se desarrollaba hubo un movimiento ideológico en Maximum Rock’n’Roll, haciendo que todo se inclinará hacia el lado del socialismo. De alguna forma es realmente una continuación del movimiento hippie buscando otra generación con la que trabajar. Creo que Tim pensaba que la agresividad de la música y el rechazo de la sociedad debían ser visibles en términos de rabia, y que vio una oportunidad para que esta música y sus ideas políticas se unieran.

DAVE SMALLEY (DYS, DAG NASTY): Maximum Rock’n’Roll son jodidos idiotas. Son fascistas de izquierda. Pasaron de algo que molaba, algo que unía, a esa revista de izquierdas aislacionista, horrible y promotora del odio.

JIMMY GESTAPO (MURPHY’S LAW): Nunca hubo una escena nazi en Nueva York al principio. Maximum Rock’n’Roll odiaba a New York, es periodismo fascista y amarillista.

SOME PEOPLE LOOK AT ME

AND TALK ABOUT ME LIKE A CLOWN

DON’T THEY REALIZE

IT’S JUST MY SIMPLE WAY TO GET DOWN?

Bad Brains “Supertouch”

agnostic-front-1

Agnostic Front

A pesar de la mayoritaria población blanca y de lo inhóspito de la agenda racial dentro de la escena, el hardcore tuvo un importante influjo por parte de unos cuantos chicos negros, sobre todo Bad Brains, que fueron para el hardcore lo que Hendrix para la psicodelia. El batería de Dead Kennedys, DH Peligro, Skeeter Thompson de Scream, Eugene Robinson de Whipping Boy, Chuck Treece de la banda de skate punk de Filadelfia McRad, y Sam de Impact Unit, en la que también estaba Dicky Barrett de Mighty Mighty Bosstones. Su participación es prueba de algunos de los mejores rasgos del hardcore.

DH PELIGRO (Dead Kennedys): siendo negro y estando en el hardcore, sentía que mi vida estaba jodida y que tenía más motivo que cualquiera para estar en esto, lo pasé realmente mal. Me atacaban cada vez que salía por la puerta, acabé siendo arrestado en un montón de sitios. Recuerdo tocar en Australia y que vinieron skinheads gritando “negro” desde atrás mientras hacían cola para el show. Los skinheads me perseguían gritando “Ace of Spades” que era uno de sus himnos. Porque no había fotos mías en el disco la gente no conocía mi aspecto, si era blanco o negro. Mucha gente me aceptó, y mucha otra tenía su propia visión retorcida de lo que yo debía o no debía ser. Te metías en problemas por ser negro y otras personas te trataban como una estrella del rock.

PETE STAHL (SCREAM): Teniendo a Skeeter en la banda tuvimos que lidiar con muchos idiotas en el público gritándole “negrata”, pero eso nos dio la oportunidad de posicionarnos y decir algo al respecto en la escena que estaba definitivamente segregada.Éramos una declaración en contra de esa mentalidad, nos enfrentábamos a ellos desde la práctica.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *